A lo largo de estos años estamos asistiendo cada vez con más frecuencia, a un descenso de la capacidad reproductiva de las parejas, teniendo en cuenta los importantes cambios en los patrones de nuestra sociedad, la opción de ser padres a veces se convierte en un largo y doloroso camino.

Entendiendo por infertilidad la incapacidad de lograr un embarazo después de un tiempo razonable de relaciones sexuales sin el uso de métodos anticonceptivos, y en alguna definición también se incluye el no poder llevar a cabo un embarazo a término.

La pregunta sería, ¿por qué cada vez es más frecuente? Ahora podría poner numerosos datos de causas de infertilidad, la lista es extensa, pero a nivel particular a través de la observación  de un gran número de parejas o bien mujeres que quieren ser madres me he dado cuenta de cómo viven sus vidas. Es cierto que ahora vivimos de forma diferente a cómo vivían nuestras abuelas o incluso nuestras madres, el nivel de exigencia social al cual nos sometemos ha cambiado en estos últimos tiempos.

 

Os quiero contar cómo trabajamos cuando a nuestra consulta viene una pareja o una mujer que quieren ser padres/ madre y se plantea la opción de acceder a una fecundación asistida porque parece que no es posible conseguir un embarazo de forma natural y quieren saber más antes de embarcarse en el camino de la fecundación asistida.

Como en cualquier visita, con el motivo de consulta que sea,  se realiza una historia clínica para valorar el estado de la paciente/pacientes, valorando su estado nutricional, sus posibles alteraciones hormonales, su exposición a tóxicos, su relación con el ejercicio (esto lo comentaré después), su estado emocional, su forma de vida, si están en estrés o no y la conexión que tienen en el caso de ser una pareja entre ellos. Decir, que cuando una pareja lleva un cierto tiempo intentando ser papás, la experiencia se vuelve fría, distante y mecánica, alejada del objetivo que es generar vida a través de la energía vital que da el soplo de vida como es el AMOR.

Una vez recabada la información, se valora el procedimiento a seguir. Normalmente se realiza una analítica para valorar el estado micronutricional y hormonal, si aparecen alteraciones se corrigen, si es micronutricional, se suplementa, si es hormonal que es más frecuente en el caso de las mujeres, a nivel de sus ciclos menstruales, también se busca su equilibrio, su homeostasis, yo lo trabajo con homeopatía y acupuntura, dando muy buenos resultados. Decir que en este caso estoy comentando el estado de parejas que a nivel físico no se ha encontrado ninguna causa física que impida el embarazo (trompas obstruidas, azoospermia,…) .

También se evalúa el estado psicoemocional, valorando cómo piensan, como sienten, tanto a nivel individual como de pareja, si en sus vidas están viviendo en modo supervivencia, siempre les explico que en ese estado el cuerpo no hace proyectos ni a medio ni a largo plazo, y una nueva vida, un bebé, ES UN PROYECTO DE FUTURO, con lo cual la energía disponible se utiliza en sobrevivir, no en crear.

Para sintetizar ¿qué hacemos?:

  • Cuidamos el cuerpofísico: lo nutrimos bien, con una alimentación lo más sana y saludable posible, libre de tóxicos, ecológica, cocinada de una forma en concreto, para tonificar los órganos que nos ayudarán a gestar. Nos haremos el regalo de tener hábitos saludables, no fumar, no tomar alcohol, no consumir drogas, hacer un ejercicio moderado, pensad que el ejercicio en exceso también nos consume energía disponible.
  • Cuidamos el cuerpo energético: nuestro campo energético viene determinado por lo que pensamos y sentimos, con lo cual también tendremos que prestar atención a nuestro pensar/sentir, esto se llama metacognición. Dado que vivimos en la sociedad que vivimos, donde la prisa, el ya y la previsión del futuro a veces es incierta (aunque cuando no lo ha sido, la vida es vida) nos lleva a pensar y sentir desde la supervivencia, no desde la creación, sentimos miedos, buscamos la perfección pensando que ello nos asegurará una conclusión exitosa, y nos olvidamos de sentir, de sentir amor por nuestra creación, por la transcendencia, no confiamos en nosotros mismos cuando deberíamos guiarnos por nuestro instinto para sentir que si nos escuchamos sabremos qué hacer cuando tengamos un bebé entre nosotros.  Así pues, os enseñaremos a escuchar vuestro instinto, a comunicaros cómo pareja, a sentir Amor que es la chispa de Vida, a entregaros al momento presente, para vivirlo y disfrutarlo, para estar en creación, no en supervivencia. Y ¿cómo lo haremos? Pues a través del mindfulness, la meditación y el yoga para activar los centros energéticos.
  • Cuidado especial a personas que se tienen que someter a tratamientos de fertilidad:el acompañamiento a mujeres/ parejas que por el motivo que sea se tienen que someter a tratamientos de fecundación asistida también es importante, a parte de los puntos anteriores también se valorará el tipo de tratamiento que realizan, el impacto físico y emocional que dichos tratamientos pueden ocasionar, y la Medicina China es una gran aliada para ello.

En breve impartiremos el Primer Taller de Fertilidad para parejas / mujeres que estén en este proceso. NOS ENCANTARÍA QUE NOS ACOMPAÑARAS.